Autor Articles i estudis
16 Febrer 2015 a 18:00

De un coach no directivo a un “coach directivo”

De un coach no directivo a un “coach directivo”

De un coach no directivo a un “coach directivo”

El Coaching, es esencialmente no directivo, es decir, no se dirige a los Clientes hacia un foco mediante transferencia de información, sugerencias, o consejos, como se hace en otras disciplinas como puedan ser, la Asesoría, la Consultoría, el Mentoring, o la Formación tradicional.

 En estas disciplinas que acabo de nombrar (que son extremadamente útiles cuando el Cliente requiere de conocimiento externo/explícito y paga por ello), es el profesional el que habla, y el Cliente es el que escucha, es decir, El Cliente aprende de ese profesional.

 En Coaching, no es que sea lo contrario, pero sí es muy distinto. El profesional es el que escucha y el Cliente es el que habla. Durante este proceso, ambos aprenden, Coach y Cliente.

 El Coach solo habla para Preguntar sobre el tema que elige el Cliente, y para aportar lo que se llama el Feedback Espejo, basado en reflejar/espejar al Cliente lo que dice y cómo lo dice, principalmente para facilitarle una toma de conciencia de su discurso; para que se dé cuenta de lo que está diciendo.

Cosa que no ocurre muy a menudo en las conversaciones diarias personales o profesionales; mucha gente habla sin saber lo que está diciendo.

 Después de esta reflexión, podríamos llegar a la conclusión de decir sin ningún tipo de dudas, que suena igual de estúpido el contratar los servicios de un Asesor No Directivo, es decir, un asesor que no asesore mediante sus conocimiento y experiencias; que no dé consejos; como el contratar los servicios de un Coach Directivo, es decir, un Coach que sí transmita esos conocimientos y experiencias para que el Cliente consiga su Meta.

 ¿Te imaginas un asesor, un consultor, un mentor, o un profesor que no transmitan sus conocimientos?…¿a que suena estúpido?

 Pues en Coaching, todo vale…

 Como sé que el maltrato que se le está haciendo al Coaching está llegando a unos límites desconocidos, la corta reflexión de hoy está enfocada a esos profesionales que se han montado en el carro del Coaching, y se dedican a algo que no está realmente definido ni se sabe lo que es, y que le llaman Coaching.

Todo esto por supuesto, hasta que el buen nombre de Coaching quede tan deteriorado que no lo puedan exprimir más, y se tengan que marchar a masacrar alguna otra disciplina que se ponga de moda.

Este mensaje es para ti, Coach que Asesoras:

Deja Libre a tu Cliente y no interfieras en su proceso creativo, en su Reflexión.

 No le generes interferencias con tus creencias sobre lo que puede ser bueno o malo para Él. Tú le preguntaste, ahora te toca esperar su respuesta. Estas son las reglas del juego, si no eres lo suficientemente capaz como para respetar su tiempo natural de aprendizaje y su toma de decisiones Libres y Responsables; si ves que esto te queda grande, abandona a tiempo, no es de cobarde, es de ser muy noble.

 Domina tu Ego y no le aconsejes; él busca otra cosa, por eso está contigo y no con un Asesor, porque quiere Aprender desde Él, no que le Enseñes tú.

 Confía en Él aunque no le conozcas; es igual el aspecto que tenga, él lo sabe todo sobre sí mismo, aunque aun no lo sepa.

 Aprende a esperar su respuesta y que no se te olvide jamás esto compañero:

 Él sabe responder mejor que tú a su asunto, porque él es un experto de su Vida…por eso cállate y no digas nada; espérale…porque que esté callado, no quiere decir que no esté trabajándose y desarrollándose desde adentro hacia fuera.

 La Paciencia, debe ser una de tus habilidades como Coach, y tiene mucho que ver con lo que confías en tus Clientes.

 La Paciencia es un acto de Fe hacia ellos, y la Fe es creer sin ver.

 Si tú crees que puedes, ¿por qué crees que Él no podrá?

 Si no confías en él, no esperarás sus respuestas…y si no esperas sus respuestas…es un claro indicador de que no confías en él. Porque tú te crees mejor que Él; crees que sabes más de su Vida que Él mismo; crees que tienes las claves que Él está buscando, por eso se las das…

 Y esas claves; esos “buenos” consejos que le das…

  •  ¿Encajarán bien en su entorno, que no es el tuyo?
  • ¿Encajarán bien con su educación, que no es la tuya?
  • ¿Encajarán bien con sus experiencias personales y/o profesionales que no son las tuyas?

 ¿Y después de todo esto…qué?; ¿necesitas dar para recibir reconocimiento de tus Clientes?; ¿este reconocimiento pone rollizo tu Ego, y te hace sentir que eres “Realmente Bueno”?

 J. López

Coach especialista en procesos One to One

Switch to mobile version